Bicicletas con asistencia, una ayuda en el camino.

Comment

Sin categoría

Bicicletas con asistencia eléctrica

Bicicletas con asistencia Que la tecnología avanza a pasos agigantados es un hecho que todo el mundo conoce. De hecho, en el mundo del ciclismo, la tecnología lleva años sufriendo una revolución que parece no tocar techo. Cada año aparecen nuevos aparatos que facilitan la vida del aficionado a la bicicleta, sobre todo en los viajes largos.

Menos esfuerzo con tecnología

Los motores eléctricos posiblemente sean los grandes representantes de esta revolución tecnológica en el ciclismo. Estos instrumentos que comenzaron como grandes y pesados aparatos que se colocaban en alguna parte de la bicicleta y que podían llegar a desestabilizarla debido a su enorme peso, han ido evolucionando durante años llegando a convertirse en algunos casos en pequeños motores de un tamaño no superior al de un pen drive.

Estos motores eléctricos son los responsables de que miles de personas aficionadas al ciclismo hayan podido mejorar su experiencia sobre la bicicleta, ya sea prolongando sus marchas gracias a la ayuda del motor, que les impulsa cuando están tan cansados que pedalear es una verdadera tortura, o ayudando a aquellas personas con problemas físicos o lesiones que sin la ayuda de este motor jamás habrían podido disfrutar de la gratificante sensación de circular sobre las dos ruedas. En cualquier caso, si queremos afrontar una larga ruta en función desde donde empecemos el camino, una bici “dopada” será nuestro gran aliado.

Sin embargo, y como suele pasar (por desgracia) casi siempre, hay algunos “pillos” que utilizan estos instrumentos para beneficiarse en competiciones deportivas. De esta forma, y desde el año 2010, cuando el ciclista Fabian Cancellara fue acusado de utilizar un motor disimulado en las ruedas de su bicicleta, la UCI realiza inspecciones sorpresa en busca de estos instrumentos, que son realmente difíciles de encontrar gracias a la facilidad con la que se pueden disimular en la estructura de la bicicleta. Alberto Contador es otro de los ciclistas a los que se le ha relacionado con el uso de estas tecnologías, aunque esta especulación procedía del periódico L’Equipe, por lo que teniendo en cuenta la simpatía que levantan los deportistas en el país vecino no habría que hacer demasiado caso.

¿Pero cómo funcionan estos motores?

Independientemente del tamaño del motor y de que se use para fines lúdicos o para hacer trampas en competiciones deportivas, su funcionamiento es el mismo. Hay dos modelos. Uno que funciona como el manillar de una motocicleta, el cual tiene un acelerador que se acciona cuando se requiere un impulso (este es poco práctico para hacer trampas en competiciones). El otro modelo y el que es utilizado para beneficiarse en las competiciones deportivas es el que se conoce como pedelec. Su funcionamiento se basa en la existencia de un sensor de esfuerzo (ya sea de la torsión que experimenta el pedal, un medidor de frecuencia cardíaca, etc.) que cuando alcanza un determinado nivel activa al motor para que este comience a propulsar la bicicleta, de manera que el ciclista cuenta con una ayuda extra para seguir pedaleando hasta su destino final (su casa o la meta). Con este modelo el ciclista está obligado a seguir pedaleando, mientras que con el modelo de acelerador, puede sentarse tranquilamente y disfrutar de un viaje sin esfuerzo. Todo una gozada, te apuntas a la revolución de las bicicletas eléctricas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *